jueves, 15 de febrero de 2018

Entrevista a Marcelo Mosenson - Flor Moreno

CULTURA | ENTREVISTA

 "La autenticidad sólo se logra con cierta cuota de improvisación tanto sobre como fuera del escenario"

Marcelo Mosenson cineasta, documentalista, escritor, periodista y fotógrafo, hoy nos viene a hablar sobre Arte. Dice creer que el "arte no se circunscribe necesariamente al Arte", ¿por qué? lo explica de manera amena y sencilla a lo largo de la entrevista. Una invitación a reflexionar sobre ciertos paradigmas, acerca de cuál es el rol de un artista en nuestra sociedad y, cómo estas creencias no nos permiten vernos como actores en nuestro propio escenario/vida. El arte de improvisar es hoy su nuevo desafío.

¿Qué es el arte para vos?

No lo sé. Supongo que tiene que ver con la creación de un sentido que a su vez logre ser comunicado y percibido por alguien. Pero no sabría decir mucho más, del mismo modo que tampoco sabría definir al amor. Lo que sí creo es que el arte no se circunscribe necesariamente al Arte. Tan sólo por citar un ejemplo, muchos artistas se enfadarían quizá con la idea que los productos de Apple sean artísticos y, sin embargo, pienso que Steve Jobs ha sido uno de los grandes artistas de la historia.

Una vez leyendo a Erich Fromm, en su libro el "arte de amar" él sostenía que el arte es un trabajo y como tal se aprende. ¿Coincidís con esta afirmación?


Por supuesto que adhiero a que se aprende. Siempre hay un aprendizaje ya que nadie nace sabiendo nada. Lo cual no implica que ciertos aprendizajes puedan ser enseñados. Lo cual tampoco quiere decir que, dado un contexto, una historia y una predisposición genética determinadas no haya habido lugar a un aprendizaje.

Teniendo en cuenta esta premisa, para vos: ¿cualquiera puede ser artista? Dicho en criollo artista: ¿se hace o se nace?

Honestamente, no tengo muy claro que es un artista. Si entendemos por artista a alguien que aprendió una disciplina artística, no tengo dudas que cualquier pueda serlo, lo haga con mayor o menos destreza. Un poco como ocurre en cualquier otra actividad humana, el deporte, los negocios o ciertos oficios. De ahí a tener la capacidad de crear algo novedoso o relevante para los demás evidentemente no hay garantías. Pero soy de los que creen que al Arte como los artistas están sobrevaluados en nuestra sociedad. Alguna vez tuve la necesidad de escribir un artículo. La sobrevaloración de los artistas en donde decía que "Todos tenemos derecho a crear y eventualmente transgredir ciertas normas, pero resulta más cómodo no autorizarnos a hacerlo, depositando en nuestros eventuales ídolos el temor a vivir de manera más plena y auténtica nuestras propias existencias".
http://altavoz.pe/2016/12/30/20199/la-sobrevaloracion-de-los-artistas-por-marcelo-mosenson

Las distintas disciplinas del arte son muchas, pero, en este caso vos estás enfocado a la actuación. Como Director de cine, ¿qué características debería tener una persona para poder actuar?

Cualquier persona puede actuar, ya que todos actuamos en la vida cotidiana nuestros personajes cotidianos, muchas veces muy a pesar nuestro y sin ser conscientes de que jugamos un rol. No hay afirmación más ignorante, necia y limitante que decir: yo soy así.  

Bien dirigida una persona puede actuar, aunque más no sea de si misma, lo cual tampoco es sencillo. Pero en la historia del cine hay actores extraordinarios que saben transformarse de manera casi irreconocible. Sólo por citar algunos, Dustin Hoffman, Seymur Hoffman, Meryl Streep o Sean Penn. Luego hay actores que parecieran parecerse a menudo a sí mismos. Pienso en Al Pacino o Ricardo Darín, ambos actores dueños de un magnetismo y seducción excepcionales. Por ultimo, existen directores que eligen trabajar con “no actores”, como el mítico director francés Robert Bresson, o los directores neorrealismo italiano. El ladrón de bicicletas, de Vittorio De Sica es uno de estás magníficas películas realizadas por no actores. También hay directores que eligen en sus films mezclar actores con no actores.  

El proyecto al que estás abocado en este momento versa sobre "el arte de improvisar" ¿qué beneficios aporta al actor, tener herramientas para la improvisación?

Improvisar es la base de nuestras vidas, aún cuando nos proponemos planificar. Porque si las circunstancias no se dan como lo que teníamos previsto y queremos cumplir ciertos objetivos estamos obligados a cambiar de rumbo, a improvisar. El malentendido surge de la idea que la improvisación es contraria a la planificación, a la escritura misma.

Algunos de los cineastas que más admiro y que suelo dar a conocer en mis cursos son John Cassavetes y Mike Leigh. El primero exige una enorme entrega e improvisación por parte de sus actores, a partir de guiones ya escritos por él. Mientras que en el caso de Mike Leigh él ensaya junto a ellos durante meses para así, a partir de las improvisaciones crear un guión. Lo que tienen en común ambos directores es la capacidad que tienen en hacernos sentir al ver alguna de sus películas que no estamos viendo una ficción, sino por el contrario, sentimos que somos testigos privilegiados de intensos pedazos de vidas. La autenticidad sólo se logra con cierta cuota de improvisación tanto sobre como fuera del escenario.

Una persona tímida e introvertida, con estas técnicas, ¿podría actuar?

Todos somos tímidos o introvertidos respecto de algún aspecto nuestro. Lo que a uno puede resultarle íntimo para otro puede no serlo. Si bien en mis clases me he sorprendido gratamente por ciertos resultados inesperados no veo porqué habría que combatir la timidez. La timidez como la introversión, a no ser que sean completamente paralizantes son emociones muy poderosas con las cuales vale la pena aliarse. Y aunque suene contradictorio, cuanto uno más las acepta y respeta más logra sobreponerse a ciertas inhibiciones.

Nada más espantoso y contraproducente que alguien nos pida o exija que nos relajemos. Ya de chicos cuando algún mayor nos incitaba a que jugásemos con alguien que no nos interesaba o nos solicitaban que actuemos algo que no solíamos hacer frente a extraños nos fastidiaba y cerraba por completo. Primero se trata de legitimar quienes creemos ser y a partir de ahí vamos viendo qué queremos y qué podemos. Vale el esfuerzo, pero no el forzamiento.

¿Creés que este seminario pueda hacer algún tipo de aporte valioso a artistas de otras ramas, como cantantes y escritores, entre otros?

Una de las grandes premisas de la improvisación es la de no buscar, a priori, ningún resultado previsto de antemano. A su vez, es fundamental la segunda premisa, que consiste en no negar, siempre afirmar si… y además. Esto es sumamente difícil porque solemos hacer lo contrario con nuestras vidas. De más está decir que esto no implica no ser exigente, disciplinado y criterioso. El tema es cuándo y cómo serlo. Solemos negar todo el tiempo, ya no sólo con un mero no, también con el pero, y nuestras insaciables interpretaciones de lo que nos sucede, entre muchas otras cosas más. El dejarse llevar es valioso para cualquiera, para luego sí sorprenderse y rescatar lo valioso de una improvisación que de otra manera probablemente jamás hubiera surgido. En otras palabras, es sumamente útil para todo el mundo, hasta para la vida misma, me atrevería a afirmar. Pero insisto, es sólo una herramienta y no un fin en sí mismo.

A quien le guste el jazz lo comprendería fácilmente. A quien no, basta con recordar que por alguna razón a partir de cierta edad todos hemos olvidado cómo improvisar. En síntesis, si uno se anima a improvisar no hay lugar para la página en blanco.

Contame un poco más sobre este proyecto, algo que pueda ser de utilidad a aquellas personas, que están dudando si vale la pena o no, inscribirse al seminario.

Independientemente del recorrido actoral que pueda tener cada participante, el   seminario es valioso para los que estén dispuestos a encontrar cierto grado de autenticidad en la actuación. A su vez, es sumamente divertido como exigente. Puesto que cada uno se ve confrontado constantemente con la construcción, por definición, arbitraria, de su propio personaje de su vida cotidiana.  Por otra parte, al entrenarse a observar y escuchar a los otros desde otro lugar, ya luego nadie es el mismo después de haber transitado por esta experiencia.  Porque luego de vernos y percibirnos a nosotros como a los demás de cierto modo ya no hay vuelta atrás. Resulta sumamente fascinante.


                                      Flor Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrevista a Pablo Andrés Rial - Por Flor Moreno

Cultura | Arte “Vive aquel que no se queda, el otro ... el otro dura nomás” (José Larralde) Pablo Andrés Rial. Nació en la Ciu...